Nosotros no, nosotros también no…

Estoy ante el que en mi opinión es el artículo más importante que he escrito hasta ahora. No tiene nada que ver ni con seducción, ni con desarrollo personal, bueno, tal vez con este último sí tiene que ver, pero es algo mucho más importante.
Tengo la sensación de estar ante un artículo “extremista”, extremista en el sentido de que, o puede dar mucho hablar, o puede aparecer el factor borrego y que paséis olimpicamente de él.
Todo comenzó en una tarde que me conecté a una red social, y vi en el tablón de una amiga mía el artículo que os copio a continuación, este fin de semana tuvimos una corta, pero bastante productiva charla acerca del artículo en cuestión:

En los ultimos años el ‘inalcanzable’ ideal de belleza femenino y la obsesión por la eterna juventud se han convertido en una nueva forma de esclavitud.
¿Acaso crees que no tienes nada que ver con lo que te sucede, con lo que nos sucede a todas las mujeres?Abre los ojos, no somos tan inocentes, ¡somos cómplices!, y lo que sí podemos es reaccionar.
El ideal de belleza femenino imposibilita que una mujer pueda estar satisfecha de sí misma.
El peso de esta lacra es tal que en demasiadas ocasiones logra eclipsar cualquier otra virtud o logro femenino.Da igual que una mujer sea inteligente, creativa,positiva, trabajadora, generosa,amable, simpática,comprensiva, solidaria,empática…Si su físico no es el adecuado, no es deseable, está fallando.
Es comprensible que deseemos gustar, pero no que la carrera por estar guapas nos tenga tan ocupadas que ensombrezca otros aspectos mucho más importantes de nuestras vidas y dinamite nuestra lucha contra la desigualdad sexual.Difícilmente podremos emanciparnos de verdad desde la posición de objeto.¿Cómo se puede ser una misma y plantar cara a un sistema que nos minusvalora por el hecho de ser mujeres si nosotras mismas nos juzgamos y actuamos según sus reglas?Hay que despertar.
Piensa en la de millones que nos gastamos en cosmética,productos farmacéuticos y dietéticos, en institutos de bellleza, en ropa y calzado de temporada…Piensa en la de millones que se gastan todas esas marcas en hacerse publicidad para convencernos de que nos convienen.
Me pregunto cuántos hombres resistirían la presión de verse continuamente juzgados por su aspecto.Parece ser que ellos también van cayendo en la trampa-la de intereses económicos que hay en juego; imagino a los directivos de las multinacionales de belleza frotándose las manos-,pero todavía falta mucho para que lleguen a nuestros niveles de paranoia y,sinceramente, espero que sean más inteligentes en este aspecto.

<La mitad de la población se muere por adelagazar y la otra mitad se está muriendo de hambre.>

En el artículo se trata sobre la ESCLAVITUD que sufre la mujer por su físico. Esclavitud, que cosas del dinero, estamos empezando a sufrir también los hombres. Cada vez hay más cremas para hombres, depilaciones, productos de estética, y un largo etcétera.

Voy a tratar este artículo en dos apartados, a lo que nos afecta y puede afectar a nosotros, y a lo que les afecta y lleva siglos (sí, siglos) afectando a ellas.

NOSOTROS

No podemos caer en esta esclavitud ya que no conseguiremos la verdadera felicidad. Y es que, queridos amigos/as, como ya comenté en otros artículos la felicidad es la total independencia a factores externos y la retribución que recibimos de nuestros actos. Es decir, no pretendas ser feliz si no te portas bien con tus semejantes. Tampoco pretendas ser feliz si necesitas tal o cual cosa, la felicidad no entiende de objetos materiales.

¿Pero por qué nos quieren meter en el ajo?

Las empresas de estética sacan miles de millones en vender sus productos a las mujeres, ¿qué pasa si meten a los hombres también en este mundillo? Multiplicación de beneficios. Tan sencillo como rentable.

Vivimos en la sociedad de la imagen, y en el más puro capitalismo, cuanto más dinero nos saquen mejor para ellos. Es así de sencillo. En los años treinta la gente vivía en la sociedad de la producción, es decir se realizaban productos en base a las necesidades de la gente. En la sociedad en la que vivimos se crea primero la necesidad y luego se saca el producto. Pensad en las cosas que verdaderamente os hacen falta, y las que no.

Pero nos crean esa necesidad mediante televisión, sacando unas mujeres y hombres con cuerpos de escándalo. Para que nos gastemos el dinero y así ellos puedan obtener beneficios astronómicos, aunque lo peor de todo es lo que llevan sufriendo…

ELLAS

Llevan siglos, o milenios, y no exagero, sufriendo esto, la mujer ha sido tratada como objeto sexual durante demasiado tiempo. Ha sido rebajada a ser un mero trozo de carne, cuya valía como persona y, por consiguiente felicidad, fue, es, y (esperemos que no) será, directamente proporcional a su belleza física.

Una mujer, puede ser todo lo “mala” que quiera, o no tener muchas luces, que si dispone de un buen físico, va a tener la vida solucionada, y si no es así va a tener una vida mucho más fácil que el resto.

¿Os podéis hacer una idea de lo que es esto? Haced una prueba si os atrevéis, decidle a una chica, “Esos pantalones te hacen un culo gordísimo”. A esa chica le habéis estropeado el día, y seguramente acabe tirando a la basura esos pantalones, aunque esto es lo de menos en comparación con el malestar que has causado en ella.

Poneos por un momento en su situación:
la inmensa mayoría de las personas que rodean a esa chica en cuestión la están “evaluando” única y exclusivamente por su físico. A la frustración de sentirse evaluada solo por su belleza, independientemente de como sea como persona, hay que añadirle la queja de alguien porque no le gustan esos pantalones. El mosqueo es tan grande como lógico.

¿Cuáles son las consecuencias de esto? La creencia que se les han impuesto a las mujeres de que ellas SON su físico, y que a mejor físico, mejor persona, y más felices van a ser.

¿A tí te gustaría que se te evaluase sólo por su físico?
¿Te gustaría que fueses andando por la calle, y escuchar a una chica decir “Mira que barriga tiene ese” una y otra vez?
¿Te gustaría verte “sometido a prueba” todos los días?

¿A qué no? Pues a ellas tampoco.

Por ello, no debemos caer en el sufrimiento que llevan padeciendo las mujeres, debemos huir de las estrategias de publicidad, de las marcas y de la sociedad en la que vivimos, y sobre todo, debemos ayudar a las mujeres a salir de esto. Es algo que es muy difícil, puesto que, como dije a mi amiga, está muy, pero que muy arraigado en nuestra sociedad. Pero en esta vida hay muy pocas cosas imposibles, y esta no es una de ellas

Yo lo tengo claro, las mujeres que pasen por mi vida, sean familiares, amigas, amantes, novias o la mujer de mi vida, serán evaluadas como lo que son, P – E – R – S – O – N – A – S, y no como trozos de carne. Creo que deberías empezar a hacer lo mismo con las chicas que tienes en tu entorno, te lo agradeceremos todos. Evita comentarios despectivos al físico de una chica, ten mucho respeto, ya que las puedes hacer mucho, PERO MUCHO, daño. Por desgracia, dos de mis mejores amigas eran anoréxicas, no sabéis lo duro que es ver a una de las personas que más quieres en este mundo, cómo está sufriendo siendo esclava en una cárcel creada por otros.

Por último, un mensaje para las chicas, NO SOIS VUESTRO FÍSICO, sois algo mucho más bello, más profundo y más admirable que el cuerpo de la más bella mujer que haya conocido. Cada una de vosotras sois perfecta, única e irrepetible, hacednos un favor, no cambiéis nunca.

Un saludo

Javifornication

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: